¿Qué puedes cocinar con lo que tienes en la nevera?

GordonRamsaysEn los últimos tiempos me he “enganchado” a la Pesadilla en la Cocina del Chef Ramsay que reponen en algún canal de TDT. El protagonista, Gordon Ramsay ya daría para un post extenso de Marca Personal. Tiene carácter, coherencia, valor, valores, liderazgo, empatía,… Pero hoy quiero relacionarlo con otro asunto.

Supongo que parte del éxito de este tipo de programas de renovación, reinvención o cambio consiste en seguir un esquema básico. Y no me parece mal. En realidad es un puro trabajo de consultoría o asesoría con su análisis, diagnóstico, opciones, plan, ejecución y control en el que se revisan unas cuantas variables (calidad del producto, objetivos, motivación, profesionales, productividad,…).

Supongo que lo que me gusta de estos programas es que después de ver media docena de ellos ya entiendes que aunque los problemas pueden parecer infinitos sólo son una combinación de un puñado de elementos. Estos elementos, ingredientes o variables tendrán una repercusión u otra en función de su situación. Es como el cubo de Rubik, que con un número pequeño de piezas de 6 colores puede generar miles de millones de combinaciones.

Cuando hablo de Estrategia Personal estoy refiriéndome exactamente a algo parecido. Después de leer decenas de libros, pasar por unas cuantas empresas y formar a centenares de personas he comprobado que cualquier proyecto personal o profesional puede gestionarse siguiendo un modelo relativamente sencillo.

¿Eso significa que las personas somos simples, predecibles o que se nos puede reducir a un puñado de variables? ¡De ninguna manera! Más bien todo lo contrario. Lo que quiero decir es que para crear algo, una carrera profesional de éxito, una relación personal o un proyecto vital existe un puñado de factores comunes que hay que tener en cuenta y luego, cada cual, pondrá sus fichas y las combinará a su gusto.

Hace unos días decía que es absurdo regalarle a tus hijos (o a ti mismo) un LEGO, un Meccano o un Quimicefa y limitarte a lo que dicen las instrucciones. Vale ya sé que puede ser peligroso para el Quimicefa pero ¿Quién no lo ha acabado mezclando todo?

Lo que quiero decir es que las piezas ya las tenemos o podemos conseguir más. Cuando hablo de piezas me refiero a conocimientos, experiencia, herramientas, Redes Sociales, tiempo, dinero,… Hay muchas, muchísimas y por eso cada caso personal o profesional es diferente y todos podemos posicionar nuestra Marca Personal de un modo único.

Pero para que al unir los diferentes elementos podamos conseguir algo con sentido, útil y memorable es necesario combinarlos de un modo lógico. Las cosas por separado pueden tener un efecto muy distinto a cuando están unidas. El agua es algo que nos bebemos y utilizamos para apagar incendios y se compone de Hidrógeno y Oxígeno que cada uno por su lado son muy inflamables.

Lo que hace Gordon Ramsey o lo que hace cualquier consultor o un médico es identificar esas variables, elementos o ingredientes y los coloca en su sitio o propone cambios basados en un análisis.

CatalogoDespués de todos estos años he comprobado que con los profesionales ocurre lo mismo que con los restaurantes que asesora Ramsey, que todos fallan en uno o varios de los elementos del proceso. Por eso he desarrollado el modelo de Estrategia Personal que os he explicado de distintas formas y que en su versión simplificada puedes descargarte aquí.

¿Qué te falta y qué tienes? ¿Objetivos? ¿Producto? ¿Miedo? ¿Experiencia? ¿Sentido del Humor? ¿Capacidad de Comunicación? ¿Tiempo? ¿Tecnología? Los ingredientes, como las especias son muchos pero no puedes echar de todo, en cualquier cantidad o cuando te apetezca. Por eso hace falta una guía, un esquema, un mapa que te ayude a evaluar tu situación, a poner cada cosa en su sitio y en el momento adecuado.

Como te digo, la buena noticia es que todos tenemos piezas para crear algo único. Todos hemos cogido lo que tenemos en la nevera y hemos preparado algo para comer (normalmente con poco éxito).

Una de las cosas que más me gusta de mi trabajo es que cada persona que conozco, aunque ella crea que no sirve para nada, tiene un montón de cualidades que, bien mezcladas (y quizás añadiendo un poco de ajo y perejil) puede dejar una huella profunda.

El problema de la inmensa mayoría de la gente no es que no sea valiosa sino que no sabe QUÉ quiere (Estrategia) y CÓMO conseguirlo (Plan).

A veces he dicho que lo que yo hago es algo parecido a lo que hace IKEA, pero no es cierto porque las piezas ya las traes tu de casa y las únicas instrucciones que hay que seguir son las del puro sentido común. Lo que hace falta es que tengas ganas de ponerte a ello y tengas una imagen mental de lo que quieres conseguir.

Pues de eso va mi trabajo. Podría decirse que intento ser el Chef Ramsey de los profesionales. Ahí tienes el esquema, ahora sólo tienes que llenar los huecos.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

    • dice

      Iñigo, lo cierto es que no soy muy de “realities” o programas de este tipo pero este me ha gustado porque sigue un cierto método. Como tu bien dices, creo que hay un esquema básico de gestión de proyectos o de resolución de problemas que puede aplicarse a casi todo.
      Un abrazo

  1. dice

    Yo creo que te identificas con Ramsay porque gastais la misma mala hostia jajaja.

    Para mi, lo malo que tienen estos programas es que están excesivamente guionizados, es decir, no sólo es un esquema en el que hay que llenar los huecos sino que en su formato televisivo los huecos del mismo tipo aparecen en el mismo minutaje del programa incluyendo los problemas y los giros dramáticos.

    Quiero pensar que diseñar y aplicar modelos no produce tanto hastío y precidibilidad aunque, como consultor, sé que el trabajo rutinario es parte importante de la jornada.

    • dice

      Buenas Rubén, es cierto lo que dices pero también tenemos buen fondo ;-D
      Tienes razón con lo de la guionización, pero supongo que es el peaje que hay que pagar para tener audiencia. La verdad es que al cuarto programa ves que siempre es lo mismo, incluida la crisis el día de la reapertura de cada restaurante. De todos modos, y en referencia a la rutina, creo que es importante que haya algo de predicibilidad en este mundo. Me gusta encontrar patrones y modelos, al fin y al cabo soy de ciencias.
      Un abrazo

  2. dice

    Es cierto, ese Programa me gusta a mí también. ¿Sabes dónde falla? Cuando este tipo carismático se va, después de un tiempo vuelven a las andadas y hasta en un programa nos lo hicieron ver.
    Las soluciones, las estrategias, los planes, los tiene que hacer uno sólo con ayuda de otro (yo prefiero un mentor o coach que un consultor puro y duro, pero…) y luego REVISARLO.
    No solemos hacer esta parte y ahí es donde vuelven los malos hábitos, las cegeras y los empecinamientos.
    No se trata de ir un día a tu cocina y ponerla patas arriba, se trata de tender una mano o un puente hasta que se vea que el cliente va solo. Y después de un tiempo, volver a revisar.
    Como viene siendo costumbre, me gustan tus post.

    • dice

      Laura, eso es totalmente cierto. Por eso, un proceso de consultoría debe tener unas fases de control y mantenimiento. Y esa es la razón por la que es importante tener un método, porque no puedes tener a un Ramsey o un consultor en la chepa toda la vida. Es lo del pez y enseñar a pescar. Por cierto, en uno de los capítulos iban a visitar algunos restaurantes remodelados. Y claro, a todos les iba bien ;-D
      Un abrazo

  3. dice

    Gracias por la mención Andrés y enhorabuena por el post, muy pero muy de acuerdo que estoy. Hay claramente una falta de metodología y le antecede una falta de claridad en la expresión de deseos, meta, objetivos y ya no digamos de apuestas. Ahí es donde entra el arte de la cocina de los profesionales. O mejor dicho, con los profesionales :)

    PD: de los realities, ya estoy curado de espanto: participé en el primer Survirvor (hace ¡14 años!)