¿Quieres ganar mucho dinero en poco tiempo haciendo lo que te apasiona?

¿Cuantas veces has leído frases como estas en dospuntocerolandia? En realidad este tipo de técnicas de venta no son nada nuevas. Toda la vida hemos visto anuncios en prensa y en televisión (sobre todo de madrugada) en los que alguien te prometía resultados mágicos en anuncios más bien horteras. Por mi parte no tengo ningún problema en que cada cual trate de camelar a la gente y que haya gente deseosa de ser camelada o desesperada (especialmente en tiempos de crisis).

Lo que me mosquea de este tipo de cosas es que utilizan cualquier concepto más o menos interesante o de moda para meterlo en sus mensajes. Y el Branding Personal no se iba a librar. Cada día recibo mensajes en los que algún supuesto experto te promete que tendrás trabajo en seis meses o podrás trabajar en lo que te “apasiona” mientras te tomas un cocktail en una playa de Filipinas.

Uno lleva una década aprendiendo, desarrollando modelos y programas y contándolo en todas partes y francamente, este tipo de mensajes me repatea mucho porque devalúa el trabajo de muchos profesionales serios, pero sobre todo me parece una enorme tomadura de pelo y una falta de respeto hacia un montón de gente que lo está pasando realmente mal.

Si te fijas, muchos de los que venden este tipo de programas, libros o productos tienen dos orígenes (especialmente en el mundo anglosajón pero cada vez más también por aquí). Por un lado están los que han tenido una vida llena de desgracias pero que han conseguido salir adelante. Por otro lado están los que han tomado una decisión radical y les ha ido extraordinariamente bien (o eso dicen). Y luego hay un tercer grupo, especialmente en nuestro país, que se dedica a contar las historias de los dos anteriores sin haberlas vivido en carne propia.

Pero en todos los casos se trata de convertir la anécdota en categoría. Se utiliza el ejemplo de la abogada que lo dejó todo y se convirtió en fotógrafa, el del directivo de multinacional que se fue al campo a plantar rábanos o el de la monja que vendió su Citroen. Y no digo que no sean ciertos algunos casos, pero ni se puede generalizar, ni conocemos realmente más circunstancias que las que ellos mismos nos cuentan, ni sabemos como les irá después de unos cuantos años.

En este momento quizás estas pensando en alguien que conoce a alguien que dice que lo ha conseguido o incluso puede que te haya sucedido a tí pero quienes presumen de ello ¿tienen un método? ¿es replicable? ¿Cuantos de los que dicen que pueden ayudarte a conseguir tus sueños pueden aplicarse el cuento? Si volviesen atrás ¿Podrían conseguirlo de nuevo? ¿Y donde están todas las historias de los que lo intentaron y se quedaron por el camino? Una vez más parece que la historia la escriben los vencedores.

Pueden parecer historias estimulantes y motivadoras pero, en realidad son muy deprimentes porque te hacen sentir como un imbécil frente a esa gente tan perfecta e ideal… sobre el papel.

En mis cursos suelo exponer dos casos. En primer lugar hablo de un trabajo en el que puedes viajar, aprender, conocer gente importante, tener mucha libertad de acción y poder disponer de recursos. En segundo lugar cuento otro en el que hay que hacer mucho papeleo, echarle muchas horas y trabajar para una jefa con la que no conectas. ¿Con cual te quedarías?

Pues lo cierto es que los dos casos forman parte del mismo trabajo (que yo he vivido, disfrutado y sufrido). En todo lo que hacemos hay una parte apasionante y otra que lo es mucho menos. Actualmente disfruto mucho, muchísimo con la mayor parte de cosas que hago, pero esta semana tengo que preparar el IVA. Todo tiene su lado bueno y su lado negativo.

Por otra parte, cuando en alguno de mis cursos de Estrategia Personal empezamos tratando de definir objetivos, casi nadie sabe lo que quiere ni lo que le gusta. Dospuntocerolandia está llena de mensajes que hablan de conseguir tu sueño pero ¿tienes una mínima idea de lo que eso significa? Por lo tanto, ¿no será más lógico ayudar antes a la gente a descubrir lo que le gustaría hacer con su vida? o algo mejor ¿No sería mejor encontrar la parte chula de lo que hacemos?

He utilizado con frecuencia en este blog el concepto de Trabajos Alimenticios que son los que te permiten pagar facturas. Pues bien, en esos trabajos de supervivencia también hay un lado positivo. Y antes de dejarlo todo para conseguir “tu sueño” más te vale tener algunos ingresos o de lo contrario no tendrás nunca la mente donde debe estar. ¿Significa eso que debemos olvidarnos de hacer lo que queremos? ¡De ningún modo! Pero es muy peligroso escuchar cantos de sirena.

Lo que yo te propongo es que aprendas a diseñar tu Estrategia Personal, empezando por definir tus objetivos, analizando tu situación, buscando opciones, diseñando un plan y finalmente ejecutándolo. Pero mientras tanto debes ganarte la vida de algún modo.

De este modo aumentarás tus opciones de acercarte a lo que quieres. Ojo, no estoy diciendo que vayas a conseguirlo todo ni que vayas a llegar mañana a tu destino. Lo que trato de hacerte entender es que si juegas bien tus cartas y lo haces siguiendo un plan, será más fácil que la “suerte” te acompañe. No sé si conseguirás tu “sueño” pero alguna cabezadita seguro que te echas.

Pero si lo que quieres es que te diga que puedo conseguir que tengas “éxito” en pocas semanas y sin esfuerzo, mejor busca en otra parte.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

  1. dice

    “¿Cuantos de los que dicen que pueden ayudarte a conseguir tus sueños pueden aplicarse el cuento?”

    Hay frases tuyas en algún post que valen más que la lectura de 50 posts de otros. De verdad te lo digo.

    Yo distingo 3 tipologías de personas que lanzan esos mensajes:

    1- El que te lo dice y sabe que no podrá hacer nada por ti, porque ni él mismo no lo ha conseguido, por lo que poco te puede ayudar. Aún así te lo dice convencido para intentar venderte su moto.

    2- El que te lo dice pero sabe que es muy jodido, porque él lo está intentando pero no lo consigue. Te lo advierte una y otra vez, que esto no es sólo abrirse un blog y listo, pero no toma medidas reales para ayudarte a ti ni ayudarse a él mismo.

    3- El que te lo dice y lo ha conseguido de verdad, y no se queda en la teoría sino que se esfuerza por hacerte ver tu realidad en la práctica y que encuentres tu propio camino en lo que sea que quieres hacer.

    Considero que estoy en el tercer grupo, pero es harto complicado porque (aun quede mal decirlo) la mayoría de las personas no quieren oir hablar de análisis, constancia, propuesta de valor real, trabajo duro y coherencia, etc… lo que quieren es que les digas (y ya, rapidito) cómo han hecho otros para ganar dinero con eso del interné.

    Creo que vamos a tener una charla interesante hoy usted y yo ;)

    Un abrazo.

  2. dice

    Yo a todos estos los uno a los coach de pastel (no los serios, que los hay) y a todos juntos les llamo los “Happy 2.0″.

    Y voy a citar un caso concreto que por otro lado me tiene fascinado. ¿Será verdad todo lo que cuenta? Aporta muchos datos y claves. Y, aunque su receta está demasiado ambientada en EEUU, encuentro algunas cuestiones muy interesantes.

    Hablo de Timothy Ferris y su “Semana laboral de 4 horas”.
    En estos días me estoy leyendo su libro y no paro de hacer anotaciones. Para mi gran sorpresa el otro día vi a un autor español -en este caso voy a ser más prudente-, que vende un libro sumamente parecido. En la portada de su libro también hay playa y buena vida. Incluso se parece a Timothy Ferris: edad parecida, aspecto saludable, felicidad desbordante, discurso similar. Hasta el extremo de que él mismo plantea su libro en tres bloques y de los tres, el planteamiento que hace de los dos primeros es clavado al libro de Timothy. Y debe de funcionarle porque no hace más que conceder entrevistas en las teles, viajar y -aparentemente-, vivir de P.M.

    Como bien dices, admirado Andrés, llega un momento en que te entra un insoportable complejo de tonto. Y a lo mejor es que lo somos. Aunque es una sensación que he tenido muchas veces en mi vida y, con el paso del tiempo, ¡ah, caramba! resulta que con todos los datos encima de la mesa, era yo el que no iba mal encaminado. ¡En fin! ¡Que lo disfruten! Yo en todo caso intentaré que se me pegue algo…

    • dice

      Rafa, creo que esto de dospuntocerolandia ha democratizado el curanderismo pero aplicado a todas las profesiones. Desgraciadamente los buscadores no sitúan mejor a los buenos profesionales sino a quienes saben hacer más ruido. En cuanto al libro que comentas, sé perfectamente de cual me hablas y es para echarse a llorar. No sé si lo has leído pero es una tomadura de pelo. Es un mal libro de ventas con una dosis exagerada de autobombo. Lo que yo creo es que ese libro podrá tener sentido si el autor, en lugar de escribirlo mientras disfruta de su finiquito, lo publica cuando pasen unos cuantos años y demuestre que su “formula” funciona.
      Estoy de acuerdo contigo, yo, a pesar de lo duro del camino y de lo que me quejo, vivo muy feliz y creo que cada día que pasa la cosa mejora y, algo más importante, cuando miro atrás no me arrepiento de casi nada.
      Por cierto, cuando vino Timothy Ferris a presentar su libro estuve charlando con él y me pareció un tipo majísimo para irse de copas, pero que vende muy bien su historia. En cualquier caso Ferris propone ideas y consejos mientras que el otro no.
      Un abrazo

  3. dice

    Qué bueno, como siempre hablas desde la experiencia y sensatez. Ve por lo que te apasiona, hazte un plan y empieza a hacer. ¿Probabilidades de que salga bien? Nadie tiene la bola mágica del futuro y las historias que cuentan, normalmente las cuentan unos muy pocos y cosa curiosa: suelen ganar más por contarlo que por lo que consiguieron.
    Bss y buen finde.

    • dice

      Querida Laura, siempre digo que, en esta vida, nadie te puede garantizar que tendrás éxito o que conseguiras lo que quieres. Sin embargo, creo que si se plantean bien las cosas pueden aumentar mucho las posibilidades de llegar a la meta.
      Por cierto, vi que hiciste la presentación en Teorema. Ya me contarás…
      El tuyo es un buen ejemplo de la forma en que hay que hacer las cosas.
      Un abrazo

  4. dice

    Andrés, te descubrí hace un par de meses y he leído muchos de tus artículos. Me has enseñado muchos sobre marca personal, que unos días empezaré a poner en práctica. En este artículo estoy totalmente de acuerdo contigo en que hay gente que se aprovecha del tema de los sueños para vender que pueden ayudar a cumplirlos.
    Pero también es cierto que hay mucha mucha gente que cumple sus sueños. De hecho te invito a ti y a todos tus lectores a que eche un vistazo al blog http://www.cumplirsuenos.com que junto con un amiguete lancé hace 7 meses. En él, entrevistamos todas las semanas a gente que ha cumplido sus sueños o están en el camino de cumplirlos. El único objetivo del blog es dar a conocer historias de gente que lo ha intentado y lo ha conseguido, para que otros que están en esa disyuntiva, no se queden parados en su sofá. Que esta vida es corta y hay que seguir lo que te dice tu corazón. Por supuesto, con esfuerzo, con tesón, con pasión y con mucha paciencia.
    Hay que animar a la sociedad a seguir sus objetivos, motivaciones, pasiones,…

  5. dice

    Hola Andrés

    Creo que en muchos casos esas fórmulas mágicas responden al “sesgo del superviviente”.

    Dice Nassim Nicholas Teleb que “the cemetery of failed restaurants is very silent.”

    Nuestra visión del Mundo se ve alterada de forma que vemos el éxito y no el fracaso, las aventuras empresariales que llegan a buen puerto y no las que han acabado en quiebra. Nunca prestamos atención a la cantidad de bares que han cerrado en nuestro barrio, sino a aquel que está siempre de moda, por lo que asumimos que las posibilidades de éxito de este tipo de negocios son mucho más altas que las que demuestra su alta tasa de mortalidad.

    Los casos de éxito ó best-practises resultan muy entretenidos para las clases en escuelas de negocio, pero no nos ofrecen tantas pistas sobre lo que es necesario para tener éxito como los negocios fallidos. A “toro pasado” todos sabemos explicar las causas de un éxito, pero ¿y si se trata del fruto del azar o de una serie de encadenadas casualidades?. Recomiendo hacer “post-mortem” al menos tan frecuentemente como analizamos esas historias empresariales de éxito, porque en esto, como en tantas cosas, a veces se aprende más de los fallos que de los aciertos.

    Saludos