La materia de la que está hecha la Marca Personal

Hace unos días, después de ver la enésima noticia en la que se hablaba de la Marca España, escribí un tuit diciendo que antes de preocuparse por la Marca España, deberían tener claro cual es el Producto España. Lo que trataba de decir es que sin un buen producto no suele haber una buena marca. Y un buen producto es algo que es capaz de satisfacer mejor que otros las necesidades de alguien.

Tengo la sensación de que en nuestro país cada día se hacen peor las cosas. Se supone que vivimos del turismo y, sin embargo, es difícil encontrar un sitio en el que salgas con la sensación de que la experiencia hay que repetirla. Y cuando se trata del servicio en cualquier otro producto, la sensación es todavía peor.

Parece que nos hemos acostumbrado a vivir en la mediocridad y que cuanto peor es el PRODUCTO, más recursos se invierten en MARKETING y en hacer visible la MARCA. De este modo el Branding se convierte en una especie de ambientador que trata de ocultar el mal olor… y por eso genera tanta desconfianza entre algunas personas.

Con el Branding Personal parece que se ha asumido la misma idea. Poca gente se preocupa de desarrollar, aumentar, potenciar o diversificar su oferta profesional. Parece que todo consiste en ser popular, conocido y visible. De lo que se suelen olvidar es que si consigues mucha notoriedad pero no tienes nada detrás que lo sustente, el efecto va a ser contraproducente.

En mis clases, la preocupación de muchos alumnos es que les conozcan. Si les digo que pongan en marcha y mantengan un blog, lo que más les obsesiona es tener muchas visitas. Pero inmediatamente después, esos mismos alumnos me dicen que es que no saben qué decir o contar en su blog. Quieren un escaparate en una zona comercial con mucho tráfico pero no tienen mercancía para exponer.

Como decía el otro día, el Branding Personal y el Marketing Personal son sólo dos departamentos de YO S.A. pero una buena Marca Personal no te va a dar de comer si no te dedicas a vender. Podrás ser admirado, querido, odiado o puesto como ejemplo, pero eso, por sí solo, no paga tus facturas. Es necesario tener un producto, oferta o propuesta de valor profesional atractiva y por lo que alguien esté dispuesto a pagarte o compensarte de algún modo.

¿Por qué te va a contratar o pagar alguien? ¿Por tener muchos followers en Twitter? ¿Por decir cosas muy chulas en tu blog? ¿Por colgar frases motivadoras en Facebook? No, de ningún modo (salvo que seas alguien muy famoso y te siga una cantidad absurda de gente).

Si alguien va a soltarte la pasta es porque le vas a proporcionar algo que necesita y que tu puedes darle mejor que otros. Y cuando eso ocurre con frecuencia y de forma repetida y consistente es cuando tu Marca Personal, tu “leyenda” irá creciendo.

La buena noticia es que todos tenemos algo valioso que ofrecer. Incluso mis alumnos que creen que no tienen nada que contar en su blog, en una conferencia o en una conversación con un empresario, tienen “materia prima” de sobra para crear algo que merezca la pena.

Si nos falta algún ingrediente (conocimientos, habilidades, cualidades,…), en este momento todos tenemos la posibilidad de conseguirlo. Pero en primer lugar debemos ser conscientes de que nos falta o no lo tenemos en un nivel óptimo y en segundo lugar debemos hacer el esfuerzo de llenar ese hueco. Y parece que ambas cosas se nos ponen muy cuesta arriba y preferimos seguir quejándonos o algo peor, dedicando más tiempo y esfuerzo a hacer ruido y aumentar la visibilidad.

Cuando digo que un Neoprofesional YO S.A. debe preocuparse de todos sus “departamentos” solemos olvidarnos del de logística y compras y del de producción. Antes de seguir adelante, debemos parar y hacer un inventario de cualidades en ese almacén que tenemos encima de los hombros. Y si falta algún “material” pedir a nuestro departamento de “compras” que lo consiga (libros, cursos, práctica,…).

Cuando ya tenemos claro cual es la materia de la que están hechas las marcas, nuestro “stock” de habilidades, experiencias, hábitos, pasiones, conocimientos,… nuestro departamento de producción e ingeniería personal se debe encargar de combinar todo eso para crear algo único, valioso y atractivo. Y entonces, sólo entonces, organizar una gran campaña de Branding y Marketing Personal.

Pretender dedicar recursos para generar visibilidad cuando tu “centro logístico personal” está manga por hombro o casi vacío es como entrar en un desguace. Puede ser muy llamativo y vistoso, pero te va a costar mucho encontrar lo que necesitas… si es que lo encuentras. Si tus lineas de producción hace tiempo que están paradas o lo que sacan es de poca calidad, es mejor que seas discreto hasta que consigas mejorarlo.

Logística, compras, producción, calidad, I+D. No sólo de Branding vive el Neoprofesional YO S.A.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

  1. dice

    Excelente Andrés ;)

    Todo el artículo lo veo resumido en una sola frase, que define de forma extremadamente sencilla la idea que planteas

    ” Quieren un escaparate en una zona comercial con mucho tráfico pero no tienen mercancía para exponer. ”

    Creo es esto lo que venden los pseudo-gurus-profesionales.

    Un fuerte abrazo
    Jordi

  2. dice

    Es muy curioso que se repita en muchos ámbitos de nuestra vida: nos enfocamos a lo que escapa de nuestro control: Tener fama, visibilidad, notoriedad, etc. son consecuencias que no dependen de nosotros. Trabajar la marca, el producto, diseñar una estrategia, relacionarnos adecuadamente,etc. sí son cosas que están bajo nuestro control. Pero es más fácil decir que no consigues las cosas por esto y aquello, que ocuparte porque salgan algún día.
    Como siempre, necesario tu consejo de recuerdo…

  3. dice

    Andrés, llevo tiempo siguiendo tu blog y he leído alguno de tus libros. Hoy me he animado a escribirte porque me parece excelente el planteamiento que haces en este post sobre la necesidad de controlar la marca personal. Como acertadamente comenta Laura, muchas veces atribuimos demasiada responsabilidad a los demás de lo que nos acontece y olvidamos nuestras posibilidades reales para influir directamente en lo que nos pasa. Este concepto es algo que se lleva estudiando en psicología desde hace tiempo llamado Locus de Control Externo que es “la percepción de que los eventos no tienen relación con el propio desempeño, es decir que los eventos no pueden ser controlados por esfuerzo y dedicación propios. Tal persona se caracteriza por atribuir méritos y responsabilidades principalmente a otras personas”. (Wikipedia). Debemos aprender no eludir la responsabilidad que tenemos sobre nosotros mismos. Somos nosotros los que tenemos el control. No valen excusas. Como dice Andrés a sus alumnos: “La buena noticia es que todos tenemos algo valioso que ofrecer” ¡Así que adelante!

    Dejo el enlaze de Wikipedia de Locus de Control por si quereis consultarlo: http://es.wikipedia.org/wiki/Locus_(psicolog%C3%ADa)

    ¡Muchas gracias!

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *